Salva tu casa

Conoce todos los trámites y requisitos que se solicitan cuando realizamos nuestros trámites en México, todo explicado en este portal.

Según las estimaciones más recientes por parte de los organismos gubernamentales, unas 42 millones de personas cuentan con el Registro Federal de Contribuyentes, conocida popularmente como el RFC gracias a sus siglas.

Esta cifra, a pesar de ser mayor a la población de la mayoría de los países, es baja para una nación como México, que realmente posee una sociedad enorme, entre las más numerosas del planeta tierra. Por ello, muchas personas en edad adulta aún no cuentan con el RFC y, a su vez, están en desventaja en comparación de los que sí lo poseen.

Según el último censo oficial, publicado en el mes de diciembre del año 2016, en suelo mexicano habita 127,5 millones de persona (se presume que la cifra ha crecido a unos 130 millones de personas en la actualidad). Esa gran cantidad de habitantes tiene al país azteca en el décimo segundo lugar en el listado de los más poblados del orbe. Además, ocupa el primer peldaño entre las naciones de Hispanoamérica.

Mejores sueldos

Al poseer un Registro Federal de Contribuyentes, un trabajador debe, al menos, percibir el salario mínimo establecido por el ejecutivo, generalmente, en acuerdo con diferentes federaciones que hacen vida en el país. De esta manera, la explotación deja de ser un riesgo.

En cambio, en caso de que una persona no cuente con el RFC, no podrá ser contratado oficialmente y, a su vez, el patrono podría pagarle mucho menos de lo establecido por las diferentes autoridades.

Prestación de servicios profesional

En la actualidad, cada vez son más las personas que buscan independencia económica. Por ella, buscan mecanismos para ser sus propios jefes. Un ejemplo de ello son los profesionales de libre ejercicio. El pequeño comercio también es una opción muy buscada a la hora de intentar percibir mejores ingresos.

En México, para prestar este tipo de servicios hay que poseer en Registro Federal de Contribuyentes. Además, de esta manera el prestador se asegura de que sus clientes deban, irremediablemente, cumplir con los diferentes costos establecidos por la ley y los tabuladores de ganancias de los diferentes colegios de profesionales.

Emprendimiento viable

Con el RFC, además, una persona que obtuvo el documento como asalariado puede, sin contratiempos, cambiar su estatus en caso de que cree una compañía o, como se mencionó anteriormente, decida ejercer su profesión de manera libre, sin ninguna relación directa con una determinada empresa o patrono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *